amor-valores-Vicky White

Cuando traicionas tus valores por amor ūüė≥

La fuga de un preso siempre es noticia, pero recientemente hubo una en Alabama que dio mucho de qu√© hablar. Y no porque el peligroso criminal haya planificado un escape de pel√≠cula, sino porque se fug√≥ f√°cilmente; sali√≥ de prisi√≥n a una cita m√©dica, acompa√Īado por una guardia penitenciara, quien result√≥ ser la mujer con la cual  compart√≠a un romance tras las rejas.

Tanto amigos, como familiares de Vicky White, se cuestionan c√≥mo una ciudadana tan ejemplar y una oficial tan respetada -galardonada como empleada del a√Īo del sistema correccional estadounidense, en cuatro ocasiones- fue capaz cometer tal delito, andar pr√≥fuga por 11 d√≠as y quitarse la vida.

Se dispar√≥ en la cabeza tras una persecuci√≥n automovil√≠stica con la polic√≠a; mientras, ‚Äúsu amor‚ÄĚ fue arrestado y devuelto a prisi√≥n. ¬ŅQui√©n mejor que ella para saber el castigo que le esperaba en la c√°rcel?

Vicky se volvi√≥ ‚Äúloca de amor‚ÄĚ, literalmente. Lo que sent√≠a su piel, su cuerpo y su coraz√≥n con cada susurro, mirada y caricia del reo y asesino Casey White, era m√°s fuerte que la raz√≥n, la ley y su integridad. 

Sentirse amada val√≠a m√°s que cualquier consecuencia fatal. Incluso, parec√≠a so√Īar con pasar el resto de su vida junto al criminal de 38 a√Īos, que casualmente lleva su mismo apellido. Vendi√≥ su casa, obteniendo $95 mil y solicit√≥ un retiro laboral temprano.

Seg√ļn especialistas en criminolog√≠a y psicolog√≠a, el riesgo que tom√≥ Vicky va m√°s all√° del fen√≥meno de la hibristofilia, la atracci√≥n rom√°ntica por un asesino.

Esta viuda hizo lo que hizo porque el romance disfrutado a sus 56 a√Īos era lo m√°s maravilloso, rescat√°ndola del vac√≠o emocional que enfrentan muchas solteras, divorciadas y viudas en la mediana edad.

Independientemente de si es un ciudadano bueno o un criminal psic√≥pata, un hombre que haga sentir a una mujer amada, sea real o falso, puede ser ‚Äúel salvavidas‚ÄĚ para alguien sumida en la crisis de envejecimiento y soledad que traen los 50s.

No justifico a Vicky, tampoco abogo por un asesino como Casey, y much√≠simo menos insto a cometer delitos en nombre del amor. Lo que s√≠ queda claro con esta historia, es que detr√°s de cualquier acto inexplicable, se puede esconder una necesidad de afecto que es capaz de traicionar hasta al m√°s recto y ejemplar humano. 

Ojo, con ‚Äúel amor‚ÄĚ. ¬°D√©jate robar el coraz√≥n, pero jam√°s permitas que te roben la mente, la libertad y la vida!

Para más motivación sígueme en Facebook: https://www.facebook.com/MariaMarinOnline e Instagram: https://www.instagram.com/mariamarinmotivation/.


¬°TE PUEDE INTERESAR!